El equipo de Togo no avisó de que viajaba a Angola en autobús


El comité organizador de la Copa de África de fútbol argumentó que la selección nacional de Togo, cuya delegación fue acribillada a balazos ayer viernes causando graves heridas a dos de sus futbolistas, no avisó previamente de que iba a realizar el trayecto en autobús.



Pedimos a todas las delegaciones que nos informaran de cuando llegaran y que nos dieran el número de pasaporte de sus jugadores. Togo fue la única selección que no contestó, y no nos informó de que venían en autobús", declaró Virgilio Santos al semanario deportivo 'A Bola'.

El autobús fue acribillado por separatistas angoleños del enclave de Cabinda nada más cruzar la frontera de República Democrática de Congo. El conductor falleció y nueve personas resultaron heridas, entre ellas dos futbolistas.

"Las reglas son claras: ningún equipo debe viajar en autobús. No sé que les llevó a hacer esto. El incidente no habría tenido lugar en la ciudad", añadió Santos.   

Angola esperaba que el torneo pudiera mostrar que el país se había recuperado de décadas de guerra civil. Un alto dirigente de la Federación Africana de Fútbol viajará este sábado a Cabinda para evaluar la situación, dijo un portavoz de la entidad. El torneo debe disputarse del 10 al 31 de enero.

UN MUERTO Y NUEVE HERIDOS

Un ataque contra el autobús que trasladaba a la selección nacional de fútbol de Togo para disputar en Angola la Copa de África de Naciones se saldó con la muerte del conductor y al menos nueve heridos, entre ellos dos de los futbolistas.

La guerrilla separatista del Frente para la Liberación del enclave de Cabinda (FLEC) se atribuyó el ataque con ametralladoras contra la delegación togolesa.

"El conductor que transportaba a la selección de Togo fue asesinado en el lugar", dijo un portavoz del Ministerio de Deportes de Togo en Lomé.

El ataque ocurrió en el enclave angoleño de Cabinda, donde FLEC ha llevado lleva de tres décadas de enfrentamientos contra el gobierno, dijo el portavoz.

Además, resultaron heridas otras nueve personas, entre ellas dos jugadores. Algunos de los heridos tuvieron que ser evacuados para recibir tratamiento médico, agregó el portavoz, que no dio más detalles de su identidad o el alcance de sus lesiones.

Diversos medios de información revelaron, sin embargo, que el guardameta Kodjovi Obilale y el defensa Serge Akakpo estaban entre los heridos, el primero de ellos en estado grave. Obilale, de 25 años, juega en el GSI Pontivi francés, mientras que Akakpo, de 22 antes, milita en el equipo rumano FC Vaslui, adonde llegó procedente del Auxerre galo.

El ministro de Angola a cargo de los asuntos en Cabinda, Antonio Bento Bembe, calificó el ataque como "un acto de terrorismo".

Cabinda es una región productora de petróleo que ha sido el blanco de los ataques del FLEC.

El ataque tuvo lugar dos días antes del comienzo de la Copa de África de Naciones, aunque la Confederación Africana de Fútbol ha asegurado que el torneo seguirá adelante.

0 comentarios:

Publicar un comentario