El salto de la pulga

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Cambridge y publicado en The Journal of Experimental Biology, explica que la habilidad de las pulgas para dar saltos increíbles, se debe a que estos animales se impulsan con sus "pies" (una zona llamada tarso).

Estos diminutos insectos transmiten la energía que almacenan en su tórax a través de sus patas, las cuales actúan como palanca propulsora, permitiéndoles realizar saltos a velocidades de 1.9 metros por segundo.


Hace 44 años, se presentaron dos hipótesis sobre el salto de estos insectos: La primera decía que las pulgas almacenaban la energía necesaria para catapultarse en el aire gracias a un «cojín» elástico hecho de resilina, una proteína que tienen los insectos y que les da movilidad. La segunda afirmaba que el truco estaba en las rodillas de estos insectos.

"Siempre habíamos estado desconcertados por este debate y no entendíamos cómo no había sido resuelto", señala Gregory Sutton, uno de los investigadores que estudió a las pulgas con una cámara de alta velocidad.
Finalmente y más cercano a la primera hipótesis, el experto concluyó que estos animalitos se empujaban con los dedos de sus pies (tarsos), un misterio resuelto 40 años después.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada